Después de analizar nuestra ubicación con respecto a el territorio y nuestros clientes, podemos pensar que estamos listos para buscar un local para nuestro negocio, pero aún existen otros puntos a contemplar que pueden ayudarnos a reducir nuestros costos de operación y vamos a verlos a continuación.

Ya hemos visto que son muchos y variados los factores territoriales que pueden jugar a favor o en contra de nuestro negocio, durante este capítulo, veremos como agregar el factor mercado a nuestra búsqueda de ubicación.

Algo que cualquier negocio necesita para funcionar indiscutiblemente son los clientes, es por esto que una gran parte de los esfuerzos de una empresa se concentran en la comercialización de los productos o servicios, lo que le da una importancia especial a encontrar una posición geográfica que nos permita un fácil acceso al mercado objetivo.

Uno de los principales factores que hace que muchos negocios cierren prematuramente, es la ubicación geográfica de su establecimiento. Es muy común encontrar establecimientos, que en un corto tiempo después de haber comenzado sus operaciones, comienzan a verse afectados por aspectos como la falta de afluencia de clientes, sobre costos en la adquisición de insumos o inconvenientes por incumplimientos de las normas según los planes de ordenamiento territorial, entre otros.